viernes, 4 de marzo de 2022

DALI, MIRÓ, PICASSO...Y ROMANOS.

 


El 25 de febrero, los chic@s de Avance tuvimos nuestra salida cultural a la fundación la Caixa, la del centro, para ver exposición sobre los 3 pintores de la vanguardia mediterránea española.

Quedamos en la parada del tranvía de la Plaza Nueva, y l@s madrugadores/as, esperamos a los compañer@s, los 5 o 10 minutos de cortesía.

Llegaron tod@s, en grupo, para unirse al grupo total, y junt@s, nos fuimos dirección Plaza de San Francisco, donde se pueden ver los cuadros.

Esperamos un poco, había otro grupo dentro, y por tema del Covid 19, no se permiten muchas personas dentro.

Nos avisó un guarda: “ya podéis entrar”, y a ver...

PICASSO

No son cuadros, son dibujos de cuando su época cirquense-minotauro-mujeres, tod@s a tinta, plumilla, aguafuertes. No tienen mucho color, pero está claro que es Picasso el dibujante: sus deformes anatomías, el poner el toro aunque no sea tema de circo, mujeres con piernas grandes, hombres forzudos...

MIRÓ

Más colorido que Picasso, pero en los títulos, no fue muy original. También dibujos, pero de 1 serigrafía de 1975, dibujos y manchas de color inspiradas en visitas al jardín, un@ se puede imaginar insectos, flores, personas leyendo el periódico en bancos, lo que quiera el espectador/a, es lo que la pintura es.

DALÍ

¡genio, es que Dalí no es otra cosa!, tampoco son cuadros, son dibujos para la obra de teatro “la vida es sueño”, de Calderón de la Barca.

Escenarios, diseños de personajes, attrezzo todo dibujado a tinta, aguafuerte y sanguina (lápiz de color rojo que da efecto al dibujo).

Se nota la enorme afición que Dalí tenía con Velázquez, pues sus dibujos se parecían a las Meninas, retratos de príncipes, reyes, bufones, todo mezclado con trazos, líneas, espirales, propios del pintor de Figueras.

 

La exposición se nos hizo corta, pero dimos paseo por la calle Cuna, sus escaparates de ropas de gala, trajes de flamenca, comuniones, complementos, escaparates que anuncian las fiestas de primavera, varias tiendas cofrades, ¡uy, que cerca está la Semana Santa y la Feria!.

Y en las setas nos tomamos refrescos, tapitas, un alto en el camino, pero como todavía era temprano, y el anticuarium estaba cerca...

ROMANUS SETACIUM

Vimos el museo ruinas romanas que hay debajo de las setas, ruinas romanas que tuvieron polémica, allá en los años 70.

 

Resultó que él terreno de la Plaza de la Encarnación era edificable, pero cuando se empezó a excavar, cual fue la sorpresa de los albañiles cuando aparecieron restos romanos. Esos restos pararon la obra, y como no hubo acuerdo sobre si edificar o conservar las ruinas, el terreno se tapó con vallas de uralita.

Hasta que, en 2011, se terminó de construir el mirador de las setas, con el antiquarium debajo, setas mirador arriba, ruinas romanas abajo, se quitaron las vallas de uralita, tod@s content@s.

La entrada es gratuita para los sevillan@s, l@s visitantes que no sean de Sevilla, o extranjer@s, tienen que pagar 2,5 €.

Es casi un barrio dentro: sus depositos de gallum, una salsa a base de tripas de pescado que le gustaban mucho a l@s roman@s de Roma, se hacía en Híspalis (Sevilla romana), y justo esas ruinas eran la factoría del gallum, 3 piscinas que antes se dedicaban a fabricar la mayonesa pescadera, ahora inundadas por las lluvias.

El poblado del gallum permaneció hasta la época de los musulmanes en Andalucía (Al-andalus), y fue convertida en ruinas tras la reconquista.

Se pueden ver restos de casitas romanas, con sus patios, sus columnas, sus habitaciones.

En una de esas oquedades, hay como una especie de pozo de los deseos, si echas 1 moneda, a espaldas, sin que se vea, y cae al pozo, tu deseo se cumple.

Restos de botellas y perfumes de vidrio, bellos suelos de mosaicos, demostraban que esa pequeña ciudad del gallum era próspera y rica: lucernas (lamparitas de aceite), esculturas que adornaban patios, jarritos de cerámica pintada, todo se puede ver en el antiquarium.

También se puede ver una exposición de pintura posmoderna, muy colorida, dentro del recinto...no es romano, pero tb es cultura.

Después de la visita, cada un@ a su olivar, ya se terminó el ver dibujos de vanguardia mezclados con dibujos del ave Cesar, los pintores del siglo XX versus romanos que dibujaban con cuadritos de colores los suelos de los cortijos, todo queda en familia, la cultura española bañada por el mare nostrum.

 

Realizado por: Mª del Mar Elías Revilla.

jueves, 3 de febrero de 2022

 SETAS DE LA ENCARNACION



El viernes, 21 de enero, los chic@s de Avance tuvimos nuestra 1ra salida de este año: ver una atracción

típica de Sevilla, que se nos olvidó cuando la salida a la Giralda y la catedral.

¡por fin vimos las setas!, el mirador mágico por donde se ve toda una ciudad, sus iglesias más famosas,

todos los barrios, hasta se ve la expo 92, y parte de Isla Mágica, si, todo se ve desde las setas.

Quedamos el grupo en las escaleras, compramos las entradas, contando tod@s los que estamos, y a

coger el ascensor, en 2 turnos, esta vez, el grupo era numeroso.

Desde arriba hay vistas espectaculares, y un recorrido por sinuosos pasadizos que recuerdan a Alicia

en el país de las maravillas, estamos arriba de unas setas de hierro y madera, muy posmodernas.

Lo mejor es visitarlas cerca de las 11 de la mañana, ¿por qué a esa hora?.

Dentro de las setas, hay un pequeño cine giratorio, “Sevilla experience”, se puede comprar junto a las

entradas, y vale la pena verlo. El cine tiene sus horarios.

Después de la película, se sigue el recorrido mirador, y, una vez paseado por arriba, y ver Sevilla a vista

de pájaro, se puede entrar en la tienda de recuerdos, y comprar cosas propias de la visita: bolsos de

tela, chapas, imanes, libros sobre cómo se construyeron las setas, puzles y cuentos para dibujar

(especial peques).

Por la hora de terminar la visita, tod@s nos tomamos un refresco, o un rico desayuno, en los bares

cercanos a las setas, que hay muchos.

Y quien quiera, puede seguir viendo las calles comerciales cercanas a Bellas Artes, y la galería los

Azahares, con sus comercios que se salen de lo común.


Una visita muy recomendada, para salir y ver tu ciudad, desde otra aérea perspectiva.


Realizada por: Ma del Mar Elías Revilla.

jueves, 16 de diciembre de 2021

SE ARMÓ EL BELÉN

 




Tod@s adornamos la casa-piso en navidades, y ponemos árbol, belén, espumillones por los muebles y luces intermitentes en los balcones.

Algun@s se le van de las manos el adorno navideño, se creen que estamos en Las Vegas, U.S.A, y ponen luces que parece el alumbrado del centro.

Otr@s, más modest@s, ponen sus luces en el patio de entrada de su casa, y lo ponen todo adornado: belén, luces y árbol, todo en su patio, para que la gente lo vea y comente:” ¡qué bonito!”,  “¡qué bien está”, (el vecin@ envidios@), “¡qué horterada, mírala, como se gasta los euros, y eso que la luz ha subido, esta va a tener problemas cuando acaben estas fechas...voy a poner mis figuritas que se mueven y suenan, para fastidiarla!”.

Pero montar el belén es todo un arte.

Si, también en los belenes se le van de las manos a algun@s, y montan su belén que parece el belén del Círculo Mercantil, o el de La Caixa, o el del hospital San Juan de Dios (ese se lleva la palma, tiene un Ángel holograma que aparece por la noche).

Y ponen su agua corriente, su interruptor para las luces día-noche, cielo estrellado, luces en las casas, casas que parecen el verdadero Belén, son auténticos maestr@s.

Mi belén es mucho más sencillo, pero tiene solera.

Perteneció a mi bisabuela, fue comprado en los años 60, y tiene siempre las mismas figuritas.

Incluye Reyes Magos, Portal, la Anunciación, animales varios, pastor@s, y 2 Ángeles: uno para la Anunciación y otro para el Portal.

Con el tiempo, se perdieron animales, se perdió parte del corcho, casitas del fondo, pero las figuritas, caganer también, siguen.

Claro que, a diferentes generaciones, cambios modernos, y desde hace 10 años, mi belén tiene...muñequitos de la saga Star Wars.

Si, mi Portal no tiene a Herodes y sus romanos, pues le pongo a Dark Vader y sus soldados imperiales blancos, a Boba Feet, y a un cazarecompensas buscador de Han Solo.

Los pajes de los Reyes son R2D2, C3PO, y Chiwacca, a Luke Skywalker y su maestro, Yoda, los pongo en la Anunciación, para que aprendan el mensaje del Ángel, que viene el Señor, está en un pesebre, junto a la mula y el buey...

Perdí el buey, compré otro buey en un bazar chino, y me apareció el buey original, al buey chino lo pongo cerca de Luke, que también los pastores tenían bueyes, no solo ovejas.

Mi belén parece la cooperativa ovejera, solo tiene ovejas, un perro, un gallo...y un pavo.

No sé...en los belenes veo cosas que en la era antigua no existían, bien por cultura, bien por tiempo.

¿Cómo es posible que en Belén haya chorizo, morcilla, jamones...si los judíos tienen prohibido el cerdo?

¿Cómo es posible que en Belén haya calabazas, berenjenas, pepinos, pavos, patatas, si esos animales y comida no se vieron en Europa y Asia hasta el siglo XV-XVI, cuando los viajes de Colón?, esos alimentos son americanos.

Lo que hace la cultura mediterránea...también hay gente que pone su belén nevado...cuando Belén es desértica.

Hay puestos de pescado... ¿fresco?, no creo que resistan mucho, esos peces, y menos marisco, pues los judíos también tienen prohibido el marisco.

Rapes, sardinas, bacalao, arenques, hasta pulpos y calamares se pueden encontrar en los belenes...como no sea desecado, o de río, no sé qué peces se comerían los israelitas (en esa época, sin cámaras de frío)

Lo más divertido que tengo, hace 2 años es...montar el belén a diario.

Si, lo tengo que montar día a día, ¿motivo?, mi mascota, una gata de 2 años de edad, que está hecha una granujilla, pues me destroza el portal por la noche.

No le atraen las figuritas, le atrae el brillo del papel brillante que pongo de fondo: brillan las estrellas, el reflejo azul metálico del cielo, ahora le ha dado por comerse plástico y...

Mi belén parece Palestina, y el cielo, con trozos comidos y señales de mordiscos.

A montarlo, total, solo estará un mes puesto.

Claro que mi gata no es la única destroza portales...mis 2 sobrinas gemelas, de 5 años, también se dedican a decorar mi obra belenista.

Para ellas, el Portal son muñecos para jugar, y lo hacen, y se montan cada historia...Yo las dejo, con la condición de no perderme ni una figurita.

Faltan animales, ¡a saber dónde estarán!, me los encuentro por el suelo, bajo los sofás: una oveja, un cerdito, un perro, unos pajaritos...

Este año, como novedad, he puesto un perfumero, de esos con vela de té que quema el aceite con olor que se echa arriba.

Y le pongo 1 cucharadita de incienso mezcla navideña, para que el aceite queme la mezcla y el salón huela a Romero, Lavanda, y varias resinas.

Parece la casita de Belén, la que algun@s le ponen luz de verdad.

CONSEJOS PARA PONER UN BELÉN MEDIO EN CONDICIONES.

1-saber dónde colocar las diferentes escenas, y que los Reyes no atropellen a los pastores de la Anunciación.

2-si el sitio es pequeño, quitar algunas figuritas, que el belén no parezca la sala de espera del ambulatorio.

3-preever que las luces dentro del Portal pueden fundirse, crear cortocircuito y chispas, y quemarse el belén...y el piso entero.

4-asegurarse que el Portal sea estable, riesgo de caerse con solo poner un pajarito encima.

5-si hay niñ@s pequeñ@s, tener pensado que esos niñ@s van a coger tus figuritas para jugar.

6- ¡cuidado con la suegra-cuñada!, riesgo de perder esa figurita que a ellas les falta en su Portal.

7- ¡no quitar esa oveja-cabra que está en la esquina del corchooo!, es la que hace de contrafuerte, para que el corcho del Portal no se caiga.

8- ¿os habéis fijado que siempre hay 1 figurita, animal que se cae?, es la conspiración belenista, y siempre es la misma, hace efecto dominó cuando se cae, la pongas donde la pongas, esa figurita-animal, al caerse, tira otras figuritas, para que tú tengas que poner, de nuevo, todo tu belén.

9-tus hij@s, sobrin@s estarán buscando el caganer, para echarse unas risitas, riesgo de destrozo total de belén, al coger el dichoso caganer, escondido.

10-riesgo de caída de la Estrella de Oriente, asegurarse bien con fixo, cuerda fina de pesca, y si se cae, tener por seguro que estará detrás del mueble, donde está puesto el belén.

Si la quieres recuperar, ten claro que tienes que quitar todas las figuritas pegadas al mueble, no vaya a ser que se caigan detrás del mueble, tb.

11-tener en cuenta los comentarios del cuñado enteraillo: “los Reyes vienen de Oriente, y los has puesto dirección Oeste”, “la mula y el buey no estaban en la época romana”, “tu belén no tiene agua corriendo, como el mío”, “la estrella no mira en la dirección correcta”, “no es una estrella, es el cometa Leonard, o el Hale Hoop”.

Paciencia, sé que tienes ganas de estrangularlo, pero, ¿Qué dirá tu mujer?

Que tengáis unas buenas navidades, unas felices fiestas.

Realizado por: Mª del Mar Elías Revilla.

 

El 7 de diciembre, las chicas de Avance tuvimos salida navideña, hoy toca ir al Alcázar, donde estaba una exposición y venta de dulces de convento.

Dulces divinos, con el toque casero y artesano que solo las monjas cocineras saben hacer, dulces que saben a horno de leña, incienso, cera de velas y cantos acompañados de órgano y voces en coro.

Pero la exposición tuvo un éxito enorme, y el 6 diciembre, día de la Constitución, Sevilla fue a comprar las delicias de los conventos.

Tantas fueron las compras, tantos los visitantes, que el 7 diciembre, no quedaba nada, nada, ni siquiera en los almacenes.

¡Oh, queríamos alfajores, pestiños, hojaldradas, pasteles de gloria, mantecados de canela, limón, bolitas de cidra, cortadillos!, esos dulces que nos comíamos de pequeñ@s, y que sabían diferentes de los industriales, tan secos, sin trozos grandes de almendra, nueces.

Hora de cafelito y tostada, pues algunas chicas no desayunaron, fuimos a la confitería-cafetería Canasta.

La que antes era Horno San Buenaventura, sitio muy céntrico, con obrador propio y cocina, con pequeña tienda para comprar y llevar.

Ya que no tuvimos ocasión de comprar dulces, los tomamos en la Canasta, ricas tartas de queso y fresa, con base de galleta abajo, bizcocho jugoso sin azúcar, un borrachuelo relleno de cidra, y tostada entera, una rica tostada con mantequilla.

Batidos de helado hechos al momento, pero que te lo servían 10 minutos tarde, rico té de invierno, descafeinado con mucha espuma, pero tardaban en servir.

Después del desayuno, hora de despedida, compras navideñas, coger el tranvía para San Bernardo, y hasta la próxima salida.

Y como de dulces navideños va la cosa, aquí os pongo receta, para las fiestas familiares, o entre amig@s.

 

MAZAPÁN

Receta muy casera, un clásico de toda Pascua, se compran figuritas, pero es más rico hacerlo como las monjas.

INGREDIENTES: 1 vaso de almendras molidas, 1 vaso de azúcar, 1 huevo, clara y yema separada.

PREPARACIÓN: se pone la almendra en un bol, y se mezcla con el vaso de azúcar.

Se echa la clara del huevo, y mezclamos bien con cuchara, hasta que la masa se note como pasta, un poco grasa (es por el aceite de almendra).

Hacemos bolitas, o churritos, con la masa, y empezamos a moldear figuritas (caracoles, con churro enrollado, patitos, un gusano, uniendo 3 bolitas, hasta un dinosaurio, imaginación al poder del mazapán), o formas (redondo, panes, trenzas).

Las figuritas, o formas, las ponemos en la bandeja de horno, y la untamos con la yema de huevo batida, para dar grill a la superficie de nuestro mazapán.

15 minutos, a 180º, solo parte de arriba del horno, para que se dore la parte de arriba.

Pasado el tiempo, dejamos enfriar en la encimera, se comen fríos.

 

ALFAJORES

Otro clásico de Navidad, sobre todo en el pueblo de Medina Sidonia, donde los hacen largos, con sabor a vino y almendra, con una capa gruesa de glaseado de azúcar y envueltos en papel de celofán.

INGREDIENTES: 1 vaso de batata boniato hervida, medio vaso de almendras machacadas, media taza de avellanas machacadas, medio vaso de dátiles cortados en trocitos, 1 cucharadita de canela, ralladura de limón, 1 cucharada de chocolate-cacao en polvo, 1 vaso de almendras molidas.

 

PREPARACIÓN: se mezclan todos los ingredientes, hasta formar la masa de los alfajores, menos la almendra molida.

Se pueden hacer figuras, como el mazapán, o darle la forma de cilindro tan propia de los alfajores.

¿ya tenemos nuestras figuritas, nuestros cilindros?, pues los rebozamos en la almendra molida, y listos para comer, sin horno ni cocción.

 

BOMBONES

Ideal para regalar, no solo en fiestas de invierno, en todo cumpleaños, eventos, celebraciones, ascensos, jubilación, elección de miss-mister, despedidas de solter@… no pueden faltar los bombones.

Si, sé que el mercado es muy competitivo con los bombones caseros, pero serán de agradecer si se hacen bombones para ese ser querido, con el papel rizado en cada bombón.

 

INGREDIENTES: 1 vaso de pasas en remojo de anís, o ron, media hora antes de la preparación, 1 vaso de avellanas machacadas, 1 cucharada de chocolate cacao en polvo, 6 galletas molidas, 1 cucharada de coco rallado, 1 vasito estilo chato de vino dulce.

 

PREPARACIÓN: se mezclan las avellanas, las galletas molidas, el vasito chato de vino, y las pasas escurridas del licor, se hacen bolitas, o se ponen en moldes de silicona con formas divertidas (corazones, emojis, cuadrados de hielo, huesos).

Se rebozan las bolitas, o las figuras, en chocolate cacao o en el coco rallado, se ponen los bombones en papelitos rizados, y a presentarlos como postre en la cena de Nochebuena.

 

Ricos dulces para fin de cenas celebraciones, en estas fechas tan especiales, donde nos convertimos en Masterchef, para ofrecer a nuestros familiares lo mejor que tenemos en nuestras casas, y apuntarnos un tanto, porque lo hemos hecho sin industria, sin cadenas de montaje, sin comprarlo en supermercados...como las monjas los hacen.

 

domingo, 5 de diciembre de 2021

DESAYUNO, MUSEOS Y PALOMAS

 


Martes 30 de noviembre, último día del mes de recordar antepasados, día elegido para visitar 2 museos que están en el parque de M Luisa: el museo de artes y costumbres populares, y el museo arqueológico.

Quedamos los chicos/as de Avance en la plaza de España, en la fuente central, a las 10/30.

No hacía tanto frío, y el día no estaba nublado, ni con nubes amenazantes de lluvia.

Entre palomas y peces de colores del canal de las barquitas, esperamos a los compañer@s.

¡Uy, no vienen!, o vienen más tarde, y como en el grupo todavía no se había desayunado, buscamos el bar Abilio.

Parecía que estaba a punto de abrir, el Abilio, pero todavía no ponía desayuno, así que fuimos a otro bar cercano.

En la Auténtica se tomó cafelito, tostadas, bien cómodo, en el interior, que apetece en estas mañanas de invierno desayunos calientes.

Un bar con camisetas de deportistas famosos, de futbol y baloncesto, acompañados de una tabla de surf, muy deportivo, la Auténtica, y cercano al parque.

Con las tripas llenas, esperamos en un banco a José Antonio, aparcando en la avenida de la Raza.

Empezamos la visita, al museo arqueológico, pero ¡vaya, cerrado por reformas!, y eso que se llamó, y dijeron que estaba abierto, ¿abierto?, si, abierto, para que entren los operari@s que están trabajando en el museo.

Como el museo de artes y costumbres estaba en frente, ese fue el que visitamos.

Félix ya había llegado, estamos tod@s los del grupo, comenzamos a verlo.

Un museo muy curioso, en él se ve cómo vivían personas de otras épocas, sus talleres, sus casas, utensilios para cazar, objetos de tocador y baño, hoy, impensables de usar, ¿Cómo se lavaban nuestras bisabuelas, sin grifos, sin bañeras?, en el museo se expone sus muebles.

Juguetes de hace casi 2 siglos, daban miedo las muñecas, parecían sacadas de pelis de terror. Nada más ver una de esas muñecas, casi tod@s dijimos “¡Annabelle!”. Las películas de ahora tienen juguetes antiguos.

Talleres de trabajadores de cuero, toneleros, orfebres (trabajos de metales preciosos), imagineros (imágenes de Semana Santa), cestería, los trabajos que se hacían en el campo, en los pueblos, todo artesano, todo con herramientas, nada de maquinaria.

Telares que manejaban las mujeres, encajes de bolillos, bordados, telas en bastidores, que manejaban las abuelas, madres, jóvenes, y después las vendían, para sacarse sus duros y tener para sus gastos, o gastos para sus peques, en esos tiempos, trabajo y afición eran lo mismo.

Toneles llenos de solera, vino dulce, las bodegas que algunas familias tenían en los sótanos de sus casas, el olor a vino rico invadía la sala, apetecía un Canasta fresquito, acompañado de una loncha de jamón y un panecillo, ¡podrían darlo en el museo!

 

Otro trabajo artesano, otro taller, otro oficio famoso en Sevilla: la cerámica.

Las 1ras fábricas de cerámica las trajo el marqués de Pickman, haciendo que los monjes de la Cartuja sevillana le presten sus hornos.

Cerámica de la Cartuja, platos decorados, cerámica con brillos metálicos de tornasol, en los años 20-30, azulejos religiosos, que más tarde serían azulejos publicitarios, recordatorios para personas famosas que nacieron en tal calle.

Cerámicas heredadas de nuestros antepasados musulmanes, adornando los edificios del parque de M Luisa, la plaza España, el Alcázar, la catedral.

La zona de los armeros, los fabricantes de armas, tanto de fuego (rifles y pistolas de caza), como de pincho (espadas, dagas), con sus accesorios para la pólvora, guarda espadas, cascos de los conquistadores del siglo xv.

¿terminamos ya la visita?, ¡no, hay más salas por descubrir!

Exposiciones temporales, una hablando sobre el patrimonio cultural de los pueblos andaluces: oficios (colmenero, pescadores de almadraba, pastores) fiestas (romerías, carnavales, cruces de Mayo), comidas (migas, buñuelos, espetos de sardinas, dulces típicos de Navidad y Pascua), y otra más glamorosa: fotos y vestidos de la revista femenina Elle, fotos desde los años 50, donde Grace Kelly salió en portada, hasta nuestros días.

Vestidos de fiesta, flamenca, auténticas obras maestras de diseñadores.

Y ya, terminando la visita al museo de artes y costumbres populares, empezamos a ir al bar Abilio, ya totalmente abierto, para tomarnos un refresco y tapitas, que la hora del aperitivo se acercaba.

Esperemos que la próxima vez que visitemos el parque, esté abierto el museo arqueológico, totalmente renovado, con la historia de Sevilla, desde los tiempos cavernícolas, hasta el medievo-musulmán, pasando por nuestros antepasados romanos de Itálica, y el tesoro del Carambolo.

Realizado por: Mª del Mar Elías Revilla.

miércoles, 13 de octubre de 2021

LA VUELTA AL DÍA EN 80 MUNDOS (o un paseo por la feria de las naciones).




Los chicos/as de AVANCE fuimos el jueves, 7 de octubre a la feria de las naciones que, después de 2 años sin abrir, por restricciones del COVID 19, ha vuelto a ponerse en el Prado San Sebastián.

No fuimos a dar una vuelta, fuimos a comer, pues la cita la tuvimos a las 14/00, la hora de sentarse en algún pequeño restaurante exótico.

Era difícil escoger en cual de esos bares almorzar, pues todos son riquísimos: había hamburguesas de canguro, arepas colombianas, choripán argentino con salsa chimichurri, costillares españoles, compitiendo con el costillar U.S.A, paellas en nuestro bar, fideos tailandeses y pitas griegas, para perderse por el mundo sin salir del parque.

Al final nos decidimos por Colombia, pero da igual donde te sientes, puedes comer de otro bar, y en Colombia comimos cocina colombiana, argentina y griega, ya que cada un@ se pidió platillos de otros países.

Las arepas estaban exquisitas, los colombian@s tienen nuestra misma costumbre que nosotr@s: guisan la carne que se usa para relleno, ya sean arepas, empanadillas, patacones (tortas saladas de plátano machacado, con la carne por arriba).

El rico choripán: chorizo criollo, asado en fuego de leña, con chimichurri, el adobo salsa que tod@ argentin@ le echa a las carnes y pescados.

Y la pita griega, en representación del mediterráneo: un pan árabe más gordo que el de las kebaps, con carne de pollo-ternera-cordero, con verduras y salsa de yogur. Tb estaba la mousakka: una lasaña de berenjenas, carne de ternera o pollo, y salsa de tomate.

Postre: helados, que hacía calor en la feria de las naciones.

 

Tras la comida, una vuelta, para ver los puestos artesanos, y comprar, si hay algo que gusta.

Las calores hicieron de las suyas, no estuvimos mucho tiempo dando el paseo, y a las 17/00, imitando a los ingleses, el grupo se sentó en un bar de copas-café, para descansar, comentar, y merendar, junto a una fuente que refrescaba el caluroso ambiente.

Recomiendo dar un paseo por esa exposición, comer cosas que los sevillan@s no han probado, comprar camisetas con motivos que no aparecen en el corte inglés, ni en HyM, y joyas, regalos, curiosidades, trozos de tartas y pasteles asturianos llamando a la hora de merendar.

Tod@s esas cosas no se perderán ni con la lluvia, que espero borre el calor sevillano que estamos viviendo.

La feria de las naciones termina el 2 de noviembre, con la fiesta de todos los santos, es tiempo de terminar este artículo.

 

Realizado por: Mª del Mar Elías Revilla.

martes, 5 de octubre de 2021

UN PASEO POR LOS MADRILES





Cuando una cumple años, ya pide regalos sorpresa, ¡a ver, tengo de todo!.

Pero recibí un regalazo gordo, de esos que no se esperan, de esos que no se regalan así por así: mi amiga Raquel me dio 2 entradas para ver el musical de “El Rey León”.

El estreno fue el 29 de septiembre, pero ojo, que ir a ver un musical en Madrid no es ir, ver el show, y después, coger el A.V.E y volverse a Sevilla, hay que pensar en más cosas.

Alojamiento: solucionado, yo me quedo en el piso de mi hermano, Raquel, en el piso de familiares suyos, problema arreglado, y ahorro de hoteles y pensiones baratitas.

Billetes para el A.V.E: comprados y sin problemas, pues amenazaba la huelga de trenes prevista para esas fechas (al final resultó afectada Barcelona, y no Madrid)

Entradas para el show: yo las guardo, compradas, con sus butacas. Hay que estar ¾ de hora antes, para coger el sitio, y esperar a que el teatro Lope de Vega se llene.

¿Solo nos quedamos ese día?, ¡please, que es Madrid, y hay muchas cosas que ver!. Tampoco hay que quedarse 1 semana, pues fuimos exclusivamente a “El Rey león”, pero no vamos a coger el A.V.E cuando terminaba la actuación.

Decidimos quedarnos el día siguiente, hacemos otra noche en casa de nuestros familiares, y al día siguiente, ese día sí que se coge el Galaxy Express 999, digo...el A.V.E.

29 DE SEPTIEMBRE, LA PARTIDA.

Equipaje listo, entradas dentro del bolso, certificado COVID, nervios y prisas para coger el metro, autobús 32 para la estación de Santa Justa, comprobación si tenemos cosas raras en los equipajes (no pitó, no me descubrió los huevos Fabergué que tenía escondidos), y listos, a montarse en el tren que nos llevará a la capital.

Por cierto, es mejor llevar 1 maleta trolley que un macuto sin asa para colgar al hombro, mucho más cómoda y manejable.

Instrucciones de mi hermano “os bajáis en la estación Valdeacederas, linea 1”. ¡cuántas líneas tiene el metro de Madrid!, y cuantas salidas en Atocha.

El metro de los madriles es diferente al de Sevilla, no tiene puerta de seguridad, pero las estaciones están decoradas con paneles de anuncios, viñetas sobre Fortunata y Jacinta, la obra de Galdós, se puede ver cultura en esas paredes.

Llegada al piso de mi hermano, comida en un cercano kebab, instalación mía vaciado de macuto 3 días...y a hacer un poco de turismo.

¡Bienvenida, Puerta del Sol!, y justo, anunciando los cuartos, antes de dar la hora, me dieron ganas de comer las uvas, o los madroños, porque ahí, en la enorme plaza del fin de año, también estaba el oso y el madroño, o más bien, la osa, porque es 1 osa que se está comiendo un rico madroño. Y, como testigo de los años que pasan, la estatua de Carlos III, soportando el frío, el calor, la nieve, la lluvia, y las palomas con una sonrisa en los labios, el mejor alcalde de Madrid.

Si hay una palabra para definir nuestra capital, es una época: neoclasicismo, mires por donde mires, las fachadas de los edificios están adornadas con columnas, guirnaldas, cuernos de la abundancia, ninfas y diosas romanas, todo grecorromano, y precioso, la cultura dentro de la ciudad, no solo en los museos.

Y como en los madriles hacen todo a lo grande, también los helados los hacen a lo grande, me comí una tarrina pequeña muy bien despachadita.

Después de merendar, y como el recinto de La Almudena estaba cerca, fuimos calle abajo, para ver el palacio real y la Almudena, la catedral de Madrid.

Su fachada, impresionante, llena de estatuas de santos (para variar, es templo cristiano, ahí no vas a meter a Zeus), estatuas blancas que contrastan con el gris de los ladrillos. Es curioso, Madrid es todo gris y blanco.

Pero en el interior, era como una iglesia muy grande, no era tan monumental, como nuestra catedral, o las catedrales góticas de Burgos, ni varias salas, ni capillas, solo es una iglesia, con sus vidrieras, sus arcos, vírgenes, santos, era más bonita por fuera que por dentro.

¡La hora del teatro, que se nos va a pasar!, sin problemas, estaba cerca, y bien anunciado, con un cartel grande.

Entramos al Lope de Vega y...asientos estrechos, pasillos estrechos, mascarilla obligatoria, pero sin distancia de seguridad, un@s pegados a otr@s.

Muy recomendable el musical: una puesta en escena tremenda, efectos especiales, canciones que recuerdan cuando fuimos jóvenes, o niñ@s, risas aseguradas con las hienas, y con Timón y Pumba.

Regalazo amortizado cada euro, merece mucho la pena, daros una escapadita y a ver teatros y musicales por Madrid, que hay afición por las artes y la cultura.

1 DE OCTUBRE, VISITA AL AIRE Y SOROLLA.

¡Despertador a tope, que hoy toca autobús turístico!, desayuno en una cafetería cerca de donde mi hermano tiene su piso estudio, sin el pesado macuto del fin de semana.

Quedamos Raquel y yo en la Puerta del Sol, todo en la línea 1 del metro, y de ahí, dirección fuente de Neptuno, donde nos esperaba el bus.

¡Sí, sí, en la parte de arriba, que se ve mejor!, tod@s querían en la parte de arriba, y tuvimos suerte, quedaban 2 asientos en la parte de adelante del todo.

Y ya sé por qué no se sentaban en esos asientos: una franja negra, de esos quitasoles, impedía ver con comodidad los monumentos, fachadas, fuentes, entradas de parques, Raquel y yo teníamos que agachar la cabeza para ver lo que el guía del autobús iba indicando.

Un paseo de casi 2 horas, viendo Madrid a vista de gorrión motorizado: la Cibeles, la Almudena, el palacio real, monumento a Goya, el museo del Prado, todos los diferentes madriles: el moderno, el Madrid de la Ilustración, el Madrid de los Austrias (desde los reyes católicos hasta Carlos II).

Muy bonita la iglesia de la Inmaculada: toda de rosa y blanco, con una torre aguja que recuerda a la torre Eiffel. Con razón hay cola de espera para casarse en esa iglesia.

Los edificios, tod@s adornados, y rematados por diosas, más diosas que dioses: Minerva, el Fénix, Apolo, la Victoria. No sé si estaba en Madrid o en los caballeros del zodíaco, con tantas diosas. 

Las 4 puestas de Madrid, desde la famosa puerta de Alcalá, con la canción de Víctor Manuel y Ana Belén, hasta la puerta de la Independencia, en honor a la victoria de España vs Napoleón.

Del Madrid que tod@s conocemos, al Madrid que poc@s saben: la época de Alatriste, Cervantes, Felipe II y su amante conspiradora, la princesa de Éboli.

Se parece mucho a nuestro centro histórico, quizás por la época barroca que tocó vivir: placitas con fuentes, bares terrazas con tapitas, fachadas adornadas con macetas, flores en los balcones.

Vuelta al Madrid actual: parque del Retiro, la fachada de las Ventas, donde los toreros (¡y toreras tb!) sueñan con pasar a hombros por la puerta grande, señal que ha triunfado, y ya es famos@, el río Manzanares.

Y terminamos el viaje en la fuente de Neptuno, donde esperaban más turistas.

Comida, y dirección al museo de Sorolla.

Íbamos adelantadas, ya eran las 15/30 cuando llegamos, pero las entradas al museo eran a las 16/30.

¡sin problemas!, el museo estaba casi vacío, apenas había grupos, ni colas, nos dejaron pasar.

Vimos sus cuadros, llenos de luz blanca y azul del mar, orillas donde la mujer de Sorolla, Clotilde, y su madre paseaban con vestidos de encajes, un pequeño jugaba con su barquito, y una bañista lucía su tapado bañador azul celeste.

El museo era también la casa del pintor: se notaba su estilo burgués, era de buena posición, sus muebles eran baúles, objetos exóticos de China y oriente, platos de cerámica, tinteros, imágenes religiosas, despachos con muchos cajones, adornados de taracea, al estilo árabe.

Sorolla fue diseñador de jardines, la entrada al museo era un pequeño jardincito, al estilo andaluz, con sus setos de mirto, su fuente bajita, muchos bancos para descansar, un rinconcito de naturaleza entre tanta modernidad urbana.

¡Cuántas emociones en 1 solo día!, teníamos que aprovechar bien las horas, en 3 días no se ve Madrid.

2 DE OCTUBRE, SAYONARA CAPITAL.

Recogida de ropa, guardado todo en el macuto (que ya no lo voy a llevar más), desayuno en la misma cafetería, y a quedar, por última vez, en la Puerta del Sol.

Hoy, visita al museo Reina Sofía, museo donde artistas actuales tienen sus exposiciones, mezcladas con cuadros históricos y famosos, desde el impresionismo, hasta nuestro año.

Es grandísimo, muchas salas, divididas en 3 plantas. Los museos de Madrid tienen esa curiosidad: son grandes, no puedes verlos enteros en 1 día.

Entramos para ver la estrella del Sofía, el Guernica de Picasso.

Antes, nos metimos en 1 exposición sobre la revolución industrial del XIX-XX, las desigualdades sociales, la explotación infantil, los tiempos de nuestr@s bisabuel@s.

Como el cine recogía la lucha obrera, panfletos, dibujos animando a la huelga, el arte al servicio del que trabajaba.

 Caricaturas de periódicos, ridiculizando al burgués, a la regencia de Mª Cristina, poniendo el vicio de las calles, y quienes eran sus clientes.

Cuadros de Dalí, esculturas de hierro y terracota, figurines para los teatros de barrio...y el Guernica, el cuadro que expone la tragedia de un bombardeo, el simbolismo de un artista que amaba las mujeres, los toros, las palomas, y como quedó truncado su pacífico mundo, el blanco, negro y gris denunciando la injusticia al espectador.

¡Qué se nos va el A.V.E!, ¡ay, qué pena, no poder ver más cuadros de obras maestras!, también estaba “Mujer en la ventana”, de Dalí, y otros cuadros famosos.

Pero teníamos el tiempo justo, menos mal que el Reina Sofía está muy cerca de la estación de Atocha.

Todo fue llegar, pasar las maletas (no pitó, no me descubrió las botellas de ayawasca adulterada), sentarnos en el A.V.E, y llegar a Sevilla en 2 horas y pico.

3 días por los madriles, 3 días de cultura, museos, espectáculo en vivo, 3 días bien aprovechados.

Y como nos han faltado por ver muchas cosas, de vez en cuando, haremos escapaditas por la capital, escapaditas que pondré en el blog, y que los lectores sabrán.


Realizado por: Mª del Mar Elías Revilla